viernes, 15 de marzo de 2013

Aviso! + Relatos

Hola tributos!, ¿cómo estáis?, espero que muy bien. Lo que es yo, me encuentro bastante atareada. Os escribo para contaros, que aquí en Chile, recientemente han comenzado las clases (lloro por dentro), a lo que se le suma el hecho de que los profesores han decidido bombardearnos con pruebas. Por esto, quiero avisarles que no podré actualizar la historia en un laargo tiempo, yo calculo unas dos o tres semanas, ojalá menos. El caso es que para compensaros mi ausencia, os traigo un par de relatos que envié para el primer concurso del blog Diamante de la Veta (pinchad en el nombre), del cual gané por la imagen de Brad (hijo de Katniss y Peeta) y por su relato. ¡Gracias a todos!
Bueno, aquí están los relatos.


Perfil de Kelia



<!--[if !vml]--><!--[endif]-->
<!--[if !vml]--><!--[endif]-->
La niña de sus ojos


<!--[if !vml]--><!--[endif]-->                        Kelia  
Diamante de la Veta     




Éste…éste es un día que jamás olvidaré, es el día, en que dejaré mi huella, en que haré lo mejor que puedo hacer por el mundo, dar a luz a mi hijo. Nadie me lo ha dicho, no he ido con los certeros doctores del Capitolio, quienes me dirían en un segundo cuándo nacería mi bebé. Ni siquiera sé si es él o ella, pero ¿qué importa?, Peeta y yo le daremos todo nuestro amor. No me importa si está enfermo, o si en el parto yo salgo mal parada, sé que todo será perfecto, pues dentro de mí, está el hijo del hombre que amo. Un niño que crecerá con el olor a pan recién horneado, entre pinturas y dolorosos recuerdos, jugará en la pradera, y admirará el glaseado de los pasteles, aprenderá a cazar y a reír, siempre será el bebé del Sinsajo, y se enorgullecerá de ello.  No me preocupa el futuro de mi bebé, porque sé, que sin importar cómo se presente, será mejor que nuestro pasado. Finalmente, llega el momento, mi madre, Effie, Haymitch e incluso Cinna y Prim están aquí. Peeta está más asustado que yo, va de un lado para otro, mientras Haymitch, quien se suponía debía calmarlo, cae en pánico y en su garganta desaparecen incontables litros de alcohol,  a la vez que su corazón se acelera, ante la inminente llegada, del que para él será su nieto. Mientras esto sucede en la sala, yo me retuerzo de dolor. No en vano mi bebé es el hijo de la chica en llamas, quema cómo si el también ardiese. Luego de horas, el bebé nace, veo entrar a Peeta, pálido como el pergamino, con los ojos saliéndose de las cuencas y las pupilas dilatadas. Apenas si me quedan fuerzas para sostener a mi bebé, y en cuanto miro a sus ojos, el corazón me da un brinco. Son los ojos de Peeta, los serenos y hermosos ojos azules, que me confortan y me dan seguridad, esos ojos, que penetran en tu alma sin ningún esfuerzo; esos ojos, me observan, los ojos de mi bebé, los ojos de mi pequeño Sinsajo, que ha nacido en llamas, que ha vuelto a encender en mí la chispa de la esperanza, sus ojos brillan, con un fuego cálido, un fuego que da seguridad y paz. Mi bebé, mi polluelo, mi pequeño Sinsajo, que algún día abrirá sus alas, y volará, cantando con su dulce voz, que algún día, volará para propagar el fuego.
-Es niña-dice mi madre, en medio de todo el silencio que se ha generado mientras todos admirábamos a la pequeña.
Y apenas miro a Peeta lo sé, no se necesitan más palabras. Sólo basta esa mirada de orgullo y amor eterno, lo miro y lo sé. Kelia es la niña de sus ojos.









Perfil de Brad







Brad             <!--[if !vml]--><!--[endif]-->                    <!--[if !vml]--><!--[endif]-->                   
Diamante de la Veta                                 Real

Es un día calmo, las nubes se ciernen sobre un renovado Distrito 12. Para cualquiera, este día debería de pasar desapercibido, pero no aquí, no en esta casa, en la casa de los Mellark, es un día muy, muy importante.
-¡Vamos Katniss!, ¡apresúrate!-exclama Effie- Hoy es un día muy, muy…-
-Importante-termina Katniss con expresión adolorida.
-Vaya que es importante-corrobora Peeta, al borde de un colapso nervioso- ¿Segura de qué este parto lo debe atender tu madre?
-Sí-dice Katniss, a la vez que lo fulmina con la mirada.
En esta casa, todo es agitación, la pequeña Kelia se aferra a la mano de su histérico padre, Haymitch sostiene en una mano un ganso, y en otra un botellón de licor, del que él y Peeta toman grandes sorbos. Los minutos transcurren lentos y pesados, en una atmósfera de pánico y ansiedad; finalmente, llega la partera, acompañada de un hombretón, que bien pasaría como el primo de Katniss.
-¡Gale!-grita la embarazada, a la vez que se arroja sobre su amigo.
-¡Catnip!-Gale la estrecha entre sus brazos y la deposita cuidadosamente de vuelta en el suelo- No deberías agitarte tanto, después de todo estás embarazada-dice, apoyando su mano en el vientre de Katniss.
A Peeta no se le pasa desapercibida su presencia, y se le acerca extrañado.
-¿Qué haces aquí?- pregunta Peeta.
-Decidí visitar a Catnip, y parece que llegue en el momento indicado- dice Gale risueño, a la vez que su mirada se posa en Kelia.
-¿Y quién es esta pequeña Catnip?
Kelia lo observa atemorizada y se esconde detrás de su padre. Gale parece dolido, probablemente porque aquella, pudo haber sido su hija.
En medio del silencio incómodo, Katniss se sacude por las contracciones, y entra a la sala reservada para el parto, seguida de su madre.







En el exterior, todo lo que hay son miradas tensas, y un silencio nervioso. Peeta no deja de mirar a Gale, a la vez que este, no deja de mirar a Kelia, no deja de mirar sus ojos azules, los ojos del hombre que le arrebató a Katniss. Las horas transcurren, entre los inquietos graznidos del ganso, los eructos de Haymitch, las regañinas de Effie y las alegres risas de Kelia jugando con su padre, bajo la nostálgica mirada de Gale. De pronto, el fuerte llanto de un bebé los deja a todos sin respiración, haciendo que tanto Peeta como Gale se paren instintivamente.
Peeta entra y contempla al niño de ojos grises y cabello rubio, al que han decidido ponerle el nombre de Brad, un nombre sin pasado;  aunque no lo dice, Katniss sabe lo que está pensando, son los ojos de Gale… No, son los ojos de Katniss, de su Katniss. Peeta sonríe y estrecha al bebé entre sus brazos.
-¿Me amas real o no?-
Pregunta, a la vez que yo pregunto:
-Yo Primrose Everdeen, ahora tengo un sobrino, ¿real o no?-
Y Katniss, mirando hacia un punto, para los demás indefinido, contesta:
-Real-






Y eso sería, espero que os haya gustado y que la espera se os haga duradera. Comentad!
Saludos ;)

4 comentarios:

  1. Uau, es genial.

    Estas nominada en mi blog ^^

    http://vasallajedelos25.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te lo agradezco!, ya me he pasado. No he hecho la entrada porque los mutos de mis maestros no me dan tregua.
      Saludos :)

      Eliminar
  2. Enhorabuena as sido nominada en mi blog : http://anniecrestaodair.blogspot.com.es/
    Besos M.T

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil Gracias, lamento no haber hecho la entrada, es que no he tenido tiempo.
      Besos :D

      Eliminar